El diseñador Jurgen Bey creo éste proceso de extrusión a muy alta presión. Consiste en tomar restos de plantas del jardín, serrín u otros desechos e introducirlos en contenedores y someterlos a este proceso de extrusión. Resultado: un mobiliario totalmente biodegradable. La vida útil depende mucho de la exposición al medio y el uso, pero lo cool es que al final de ésta el mueble se degenera solito en el patio y vuelve a ser el material utilizado.

Existen cuatro Garden Bench, tres están expuestas en las colecciones de Die Neue Sammlung, Munich y Central Museo Utrecht y la cuarta será subastada en Phillips de Pury & Company, New York, por un “modico” precio estimado de entre $50,000-70,000.

Vía: SorryZorrito.com