Estamos viviendo en una época en la que la filantropía, la eco-conciencia y el bienestar son cada vez más presentes en cada aspecto de nuestra vida cotidiana. Y la “Generación G” – G de “generosidad” -, se mueve y es movido por este afán de hacer el bien, no sólo para sí mismo, sino para todos los demás. Y es precisamente en este deseo de hacer el bien que “Salve” hace una llamada, convirtiendo el simple acto de comprar una botella de agua en un movimiento de colaboración que ayuda a transformar la vida.

La identidad sigue este concepto, del colectivo, compuesto por un mosaico de iconos que representan las actitudes positivas que, aunque pequeños, forman una imagen mayor, la importancia de los pequeños actos que realizan grandes cosas juntos.

Y para dar inicio a este proyecto, el Instituto Criar será la primera institución que se benefició a través de la “Salve” de agua, con su donación. Tome una acción, tomar “Salve”.

La botella es 100% reciclable.

via: lovely package